Coccidiosis

La coccidiosis bovina es una enfermedad parasitaria debida a la presencia y acción de protozoarios del género Eimeria. Afecta al ganado bovino en sistemas de producción de carne, leche y pastoreo. Clínicamente se caracteriza por diarrea con sangre, anemia, deshidratación, mala digestión, pérdidas de peso (reduce el consumo de alimento, el peso corporal y la eficiencia alimenticia, y puede causar mortalidad hasta del 24% en algunos casos (Fitzgerald, 1975) y muertes. Patogenia. La coccidiosis afecta comúnmente a los bovinos jóvenes hasta los 2 años de edad y, cuando están alojados muy cerca unos de otros tienen más probabilidades de contraer la enfermedad. Por ende, los bovinos de engorde en corral y el ganado lechero son los más susceptibles. La coccidiosis en los bovinos productores de carne en corral se asocia con el estrés causado por el embarque, los cambios en la ración y el clima, y la aglomeración (Ernst y Benz, 1986). El estrés resultante del destete hace que las becerras lecheras sean muy susceptibles a la coccidiosis.El daño causado depende del número de parásitos presentes, afectando gravemente la mucosa intestinal. Epidemiología: Los animales se infectan al ingerir ooquistes esporulados que contaminan la cama, la paja y el agua.

Las dos especies más patógenas son Eimeria bovis y Eimeria zuernii (Ernst y Benz, 1986). El período de incubación de estos dos protozoarios generalmente es de 15 a 20 días (Georgi, 1985). La inmunidad contra la coccidiosis persiste sólo durante 3 a 4 meses, por lo que en ausencia de un desafío continuo es posible que ocurra una reinfección (Fitzgerald, 1975).

Lesiones: el daño se ubica en ciego y colon, principalmente, la mucosa está edematosa, congestionada, con petequias o hemorragia difusa. El lumen puede contener gran cantidad de sangre. La anemia es variable dependiendo de la sangre perdida. Diagnóstico: se basa en la historia clínica, lesiones macroscópicas y análisis coproparasitoscópico. Tratamiento y Control: se utilizan Sulfas con Trimetoprim; diversos coccidiostatos (ejem: Decoquinato, entre otros) y coccidicidas; prefiriéndose los coccidiostatos ya que con un buen manejo de ellos se logra que los bovinos creen inmunidad contra las coccidias.

MANEJO EFICIENTE EN EL DESARROLLO DE LAS BECERRAS

El futuro de cualquier operación productiva depende de un programa adecuado para criar becerras y vaquillas para el reemplazo. Por lo común, es más económico para un productor criar sus propias vaquillas que adquirir reemplazos. Las tasas promedio de becerras menores de 3 meses de edad pueden ser mayores a 20%. El periodo promedio en que una vaca permanece en un hato varía entre 3 a 7 años. Por lo tanto, se tiene que reemplazar de 20 a 30% por año.

Existen estándares de crecimiento, tanto en talla como en peso, que garantizan el máximo comportamiento productivo, entre más se alejen los animales de dichos estándares la pérdida de productividad es cada vez mayor.

GANADO LECHERO

GANADO CARNE

OBSERVACIONES

En los sistemas de producción extensiva, semi-intensivo o intensivo, la alimentación de los becerros se basa en calostro (durante las primeras 6 a 12 hrs de vida), leche, forraje, agua, y en algunas unidades productivas, se utilizan alimentos concentrados como parte de un programa de suplementación. Con base en el manejo de la alimentación y en función de las razas y cruzas de animales en el rancho, el peso de los becerros al destete varía de 140 a 180 kg (a los 210 días de edad). Es importante que el becerro ingiera calostro a libertad, aproximadamente durante los primeros cinco días de vida. Transcurrido este tiempo se observan cambios en el color de la leche y en la consistencia, lo cual determina que ya puede ser utilizada para el consumo humano. A partir de este momento el becerro es apartado de su madre y transferido al lote de crías lactantes, en donde comienza su manejo.

1. Desinfección de ombligos al nacimiento.
2. Identificación y buen alojamiento.
3. Descornado durante la primera o segunda semana de vida.
4. Prevención de enfermedades infecciosas (diarreas, neumonías por infecciones bacterianas o virales).
5. Control Parasitario.
6. Aplicación de Vitaminas y Minerales.
7. Estimación de la ganancia de Peso diaria y Destete.
8. Manejo Reproductivo.

CALIDAD GENÉTICA

La industria lechera, al igual que las demás industrias pecuarias depende de un adecuado programa de mejoramiento genético que la provea de mejores animales en cada generación. Los métodos tradicionales de selección genética son incapaces de detectar a los animales de baja valía y que constituyen un lastre para el avance genético de los establos. Las pruebas genómicas permiten predecir el comportamiento futuro de las hembras de reemplazo con el doble de confiabilidad, lo cual acelera el mejoramiento genético de los establos lecheros.

1. Identificar animales genéticamente superiores. Los productores ahora van a poder ver qué animales tienen marcadores para las características que van a impactar directamente en los resultados económicamente importantes como la producción de leche.

2. Clasificar animales a una edad más temprana. Las pruebas genómicas se pueden hacer en becerros jóvenes, lo que quiere decir que los productores pueden estimar el potencial genético de un animal mucho antes en su vida. Los métodos actuales en la industria para el análisis de la progenie toman años y por lo menos 100 hijas antes de proporcionar una predicción confiable.

3. Confiabilidad de selección mejorada. Las predicciones genómicas han sido recientemente utilizadas para identificar animales genéticamente superiores con una mayor confiabilidad. La mayoría de estos animales han sido toros que han entrado a programas de IA, o hembras de la élite para ser consideradas como madres de los toros.

4. Combina la información con los registros conocidos. Los resultados genómicos son reportados como las Habilidades Trasmisoras Genómicas Predichas (GPTAs, por sus siglas en inglés), las cuales son presentadas en la misma unidad como las evaluaciones genéticas tradicionales. Una GPTA es la mitad de la habilidad genética de producción de una hembra. Por ejemplo, un GPTA para producción de leche de un animal puede ser +1,026, lo que quiere decir que se espera que ese animal produzca 2,052 libras más de leche en una sola lactancia que una hembra promedio nacida en la base genética actual del año 2005. Esta información se puede utilizar junto con la existente dentro del programa de registros de manejo del hato.

TOMA DE DECISIONES MÁS CONFIABLES

Los valores de confiabilidad que acompañan a las predicciones genómicas ayudan a explicar un poco más cómo la información cercanamente genómica se relaciona con el potencial genético verdadero de un animal. Una becerra nacida hoy que es genotipificada con el panel de 12,000 marcadores va a tener información más confiable que la obtenida previamente con los métodos de pruebas de progenie actuales. Esto quiere decir que más información está disponible pocos meses después del nacimiento con mayor confiabilidad que nunca antes.