Parasitosis interna

Endoparasitosis o enfermedad por lombrices

Las infestaciones parasitarias se consideran como uno de los problemas sanitarios de mayor importancia y prevalencia, especialmente en los rumiantes que se alimentan de pastos. Las infecciones por parásitos internos o Lombrices, comprenden básicamente las causadas por nematodos gastrointestinales y pulmonares, coccidiosis y las parasitosis hepáticas (fasciolosis).

ETIOLOGÍA

- Nematodos o parásitos redondos.
- Taenias (cestodos, solitarias) o parásitos planos
- Trematodos (Paramphistomum y Fasciola)
- Protozoos (coccidias).

SÍNTOMAS

Dependiendo del tipo de parásito, de la gravedad de la infección, así como de la edad y grado de estrés del animal, los signos pueden ser subclínicos (pérdida de productividad animal, disminución de la producción de leche o de la ganancia de peso, alteración de la composición de la canal, reducción de la tasa de concepción, etc.) y clínicos (pelaje áspero, anemia, edema submandibular, diarrea).

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

DIAGNÓSTICO

- Epidemiología.
- Datos económicos (pérdidas de productividad animal).
- Diagnóstico clínico.
- Anatomopatología macroscópica.
- Análisis complementarios (Coprología, microscopía, recuento de huevos y Ooquistes en heces).

TRATAMIENTO

Un programa de desparasitación estratégica es la mejor forma de asegurar la protección del hato. Con una sola inyección, algunos endectocidas actúan contra los nematodos gastrointestinales, pulmonares y parásitos externos, esto permite al veterinario elaborar un programa de prevención sencillo y eficaz. Así mismo, el uso de desparasitantes tomados como Albendazol adicionado con Cobalto, es ideal como tratamiento porque tratan la parasitosis y la anemia del ganado afectado).

PREVENCIÓN

La estrategia para combatir estos parásitos se basa en el manejo del ganado, principalmente en la rotación adecuada del pastoreo, y el uso de un programa de desparasitación estratégico.

- Tratamiento y protección de los animales.
- Reducción de la contaminación de los pastos.

IMPACTO ECONÓMICO

Las pérdidas económicas causadas por parásitos internos en el ganado bovino pueden ser significativas: la pérdida de peso (en kg) que producen, es considerable y se pierden de 25 hasta 50 kg menos por animal en un año (Campos y col 1988; Quiroz-1992).Los becerros de menos de un año son más sensibles que el ganado de más edad, que habiendo estado expuesto a los parásitos, ha desarrollado cierto grado de inmunidad. En cualquier unidad de explotación, los animales necesitan mantener su crecimiento con el fin de cumplir los objetivos para la venta y maximizar el beneficio.

PRODUCTOS RECOMENDADOS PARA SU TRATAMIENTO